Pura nace hace dos décadas. Solo 20 años nos separan desde que iniciamos este proyecto en la deslumbrante Isla de Chiloé, donde durante varias generaciones hemos estado presentes.

Entre islas, bosque y palafitos, nos dimos cuenta que la artesanía y los propios artesanos estaban completamente abandonados e invadidos por objetos de origen oriental, donde la gente no distinguía entre un objeto único hecho a mano de otros hechos en serie.

Decidimos crear PURA: para volver a lo noble, rescatar, encantar y reinventar a los artesanos.

Nosotras, con mucha creatividad y energía, comenzamos a trabajar junto a ellos. Les ayudamos a aprender nuevos oficios y así de apoco con sus manos amorosas y nuestra visión, fuimos creando piezas únicas llenas de texturas, colores naturales, aromas y vida.

De a poco comenzamos a recorrer y encontrar que este fenómeno se repetía en otros pueblos, por lo que comenzamos a rescatar y motivar a los artesanos. Y es así como reencantando a todos logramos formar una red de increíbles personas que trabajan con nosotros, desde los inicios de nuestra querida PURA, hasta el día de hoy.